El transporte público en México (a excepción de México DF) es bastante deficiente. Prácticamente no existe una red ferroviaria y a muchos estados ir en avión es inviable. La mejor opción es el autobús. Existen varias compañías de autobús de larga distancia que son la mejor opción para ir de un estado a otro, pues en muchos casos viajan de capital a capital directamente. Lo malo es que en muchos casos no hay autopistas, y si las hay, dan demasiada vuelta ahciendo que el viaje dure mucho más.

En mi caso, fui de México DF a Oaxaca capital con la empresa ADO que es la que dispone de los mejores autobuses. Evidentemente los billetes son algo más caros que otras compañías como Cuenca, más utilizada por los mexicanos, pero en viajes de 8 o 9 horas vale la pena pagar un poquito más, pues de todos modos los billetes son muy baratos. La estación central d autobuses ADO está muy cerca del aeropuerto y es enorme y con casi tanta seguridad como en el aeropuerto. Me sorprendió el hecho que para subir al autobús hay que pasar un control de seguridad como cuando subes a un avión. Pero la verdad, estas cosas que pueden a priori molestar un poco, al final tranquilizan mucho.

El viaje hasta Oaxaca era por carreteras secundarias o autovías por lo que es relativamente tranquilo. Se hacen varias paradas, cada 3 horas aproximadamente, por lo que no se hace pesado. Y bajaba en todas las paradas que hacía aunque la mayoría de pasajeros no bajaban (supongo que estaban más acostumbrados que yo a hacer esos largos trayectos). El trayecto habría durado lo previsto, unas 6 horas y media, si no fuera porque en esa época el sector de la educación estaba casi en una huelga permanente, con paros en las escuelas y cortes en las carreteras. Casi llegando a Oaxaca (y teniendo en cuenta que en esa ciudad es donde se vivían las protestas más contundentes), la carretera estaba cortado por los maestros. Antes de seguir tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo con sus reivindicaciones, pues sus condiciones laborales son pésimas. El objetivo de los trabajadores de la educación solo era impedir el paso de mercancías, por lo que solo los camiones quedaban completamente bloqueados durante uno o varios días, a los coches y autobuses se les dejaba pasar, pero claro, el paso era sumamente lento. Ninguno de los pasajeros se quejó en absoluto del retraso que eso estaba provocando, pues imagino que todos estaban de acuerdo, pues los maestros no son los únicos perjudicados por el Gobierno Federal. A mi, por supuesto, tampoco me importaba, es más, pude ver en primera persona un corte de carretera como nunca había visto, centenares de personas acampadas en medio de la carretera y decenas de camiones totalmente parados. El corte era en un pueblecito a pocos kilómetros de Oaxaca, un pueblo casi fantasma y con camiones quemados en casi todo el pueblo para evitar la circulación de camiones, la imagen era impactante.

Finalmente llegamos con una hora de retraso, algo que me supo mal porque el propietario del apartamento que alquilé en Oaxaca fue a buscarme a la terminal de autobuses. Intenté contactar con él antes de llegar pero me resultó imposible, por lo que el pobre hombre estuvo una hora allí esperándome. Por lo menos él ya sabía cual era el motivo más probable del retraso. Los que hayáis alquilado apartamentos por Airbnb quizá os haya sonado raro esto de que el propietario fue a recogerme a la terminal. Pues si, es raro, de hecho esa fue la primera y única vez que el propietario fue a recogerme a mi llegada, algo que por supuesto agradecí mucho. La suerte que tuve con ese alquiler, aparte de que la casa era impresionante, fue que yo era su primer inquilino y querían que todo fuera perfecto, como finalmente fue. Lo bueno de Oaxaca es que es muy barato, por el mismo precio de una habitación en Miami en Oaxaca pude alquilar una casa unifamiliar con un jardín enorme en el mejor barrio de Oaxaca (con seguridad privada incluida).

El transporte público de Oaxaca:

El barrio en el que me alojaba estaba lejos del centro, así que al día siguiente de mi llegada fui a tomar un bus urbano para ir a ver el centro. Allí les llaman camionetas y son como minibuses muy antiguos, algunos sin puertas pero muy auténticos. El propietario de la casa me dio indicaciones de donde cogerlo, así que allí me dirigí. Pero cuando llegué a la calle no encontré ninguna parada de bus, así que caminé un poco en dirección al centro para buscar a alguien que me indicara. Le pregunté a la primera persona que me contré y me dijo: “Si puede toma el urbano aqui mismo”. Me extrañó porque seguía sin ver ninguna parada y era mucha casualidad que justo la parada estuviera allñi donde pregunté. Pero efectivamente vino un minibus, el señor me dijo que levantara la mano y el minibus paró. Más tarde me enteré que no hay paradas, que esos urbanos paran donde alguien les llama y donde algun pasajero les dice que pare para bajar. Comodísimo!

 

error: Content is protected !!